lunes, 12 de febrero de 2018


¿ELECCIONES PRESIDENCIALES FRAUDULENTAS O ILEGALES? (???) II
Genio R. Lobo
Hemos indicado en la entrega anterior cuatro (4) primicias fundamentales para entender tanto la legalidad de una Asamblea Nacional Constituyente como sus efectos constitucionales en el Estado de Derecho, ellas son; 1.- El poder de convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente radica en el pueblo, por ser el depositario del poder constituyente, articulo 347 CN, sin embargo se otorga la iniciativa para tal convocatoria, a uno cualquiera de tres de los poderes que conforman la organización del Estado, al poder Ejecutivo, en la persona del Presidente, previa aprobación en Consejo de Ministros, al Poder Legislativo, al Poder Municipal y en última instancia el elector legalmente inscrito. 2.- Ejercida la iniciativa, que es el acto de impulso procesal para llegar a la convocatoria, esta le corresponde al pueblo por ser el tenedor legitimo en su condición de “depositario del poder constituyente”. 3.- Como se ejerce esa convocatoria, habiéndose dado la iniciativa dicha convocatoria la realiza el pueblo mediante un referendo consultivo, es decir, se consulta al pueblo si él como depositario del poder constituyente esta conforme con dicha convocatoria, en consecuencia el paso a seguir por quien haya tenido la “iniciativa”, es de conformidad con el artículo 70, ejusdem, utilizar uno de los “medios de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía,… para “la iniciativa legislativa, constitucional y constituyente”, el referéndum consultivo y 4.- Ocurrir a las normas previstas por Ley Orgánica del Poder Electoral, que establece en su artículo 33, numeral 1: El Consejo Nacional Electoral tiene la siguiente competencia: 1. Organizar, administrar, supervisar y vigilar los actos relativos a los procesos electorales, de referendo y los comicios para elegir funcionarias o funcionarios cuyo mandato haya sido revocado, en el ámbito nacional, regional, municipal y parroquial- Es de aclarar que el ocurrir a la Ley Orgánica Electoral, es obligatorio, primero por ser la Ley que jerárquicamente, esta después de la Constitución Nacional y segundo, por la ausencia de ley que regule en forma especifica la materia de referendo, por no haber cumplido el legislador con su obligación de cubrir el requerimiento de la ultima parte del articulo 70 de la Constitución Nacional, que establece: “La ley establecerá las condiciones para el efectivo funcionamiento de los medios de participación previstos en este artículo”.
Habiendo establecido el procedimiento constitucional para la convocatoria legal de una Asamblea Nacional Constituyente, nos corresponde establecer si tales procedimientos constitucionales han sido cumplidos en lo que para este momento se quiere entender como una Asamblea Nacional Constituyente válidamente convocada y por ende con efectos jurídicos de valida aplicación dentro de los términos de nuestra vigente constitución y muy especialmente si las elecciones presidenciales convocadas por ella son válidas. En consecuencia, debemos entender cuales deben ser los fines de una Asamblea Constituyente y sus efectos sobre la Organización del Estado Venezolano.
Para entender el valor y la importancia de la necesidad de legalidad en la convocatoria de una Asamblea Constituyente y sus alcances, es obligante conocer cual es el objetivo o finalidad que debe tener tal convocatoria y cuales sus efectos, tanto políticos como jurídicos, por no ser una simple reforma legal, es cambiar la organización del Estado, el sistema jurídico donde el afectado directo el conjunto social, la ciudadanía y si el afectado directo es el pueblo este debe saber cuál es el  objeto político que se persigue, así como quienes son sus impulsores, tanto por el afectado directo como por ser el ente valido para hacer la convocatoria.
Importancia y alcances de una Asamblea Constituyente.
¿Que es el Poder Constituyente? El Poder constituyente es la voluntad originaria, soberana, suprema y directa que tiene un pueblo, para constituir un Estado dándole una personalidad al mismo y darse la organización jurídica y política que más le convenga.
Es a traves de esa facultad o poder que el ciudadano estructura su organización de Estado y su Ordenamiento jurídico, lo que le permitirá la creación de las normas jurídicas máximas de poder plasmadas en la Constitución y que no pueden ser modificadas sin su previa consulta y aprobación.
¿Cuáles son las características fundamentes de ese Poder Constituyente? Aquí vamos insertar las opiniones del profesor Alfredo Infante, publicadas en la Revista SIC, un estudio muy bien justificado que cubrirá la información que persigo hacer llegar y que permitirá un mejor conocimiento del punto tratado.
1.- Es un Poder Originario, pues pertenece sólo al Pueblo, quien lo ejerce directamente o por medio de representantes ELEGIBLES POR ESE PUEBLO. 2.- Es un Poder Unitario e Indivisible. No es parte de los órganos del Poder Público, llámense Legislativo, Ejecutivo, Judicial, Ciudadano y Electoral. 3.- Es extraordinario, pues actúa en situaciones muy especiales de la vida política de un pueblo, como es la fundación o reformulación a fondo de un sistema político, pero siempre que así expresamente lo manifieste ese pueblo en ejercicio de su titularidad. 4.- Es permanente, aunque de ejercicio discontinuo. Estando latente, y al no agotarse con la construcción de los poderes constituidos, se hace manifiesto cuando considera que están dadas las circunstancias que reclaman su urgencia. Estando claros el concepto y características del Poder Constituyente, ello permite abordar las diferencias entre la Convocatoria a una Constituyente y la Iniciativa Constituyente.
Siendo el Pueblo el único titular de ese poder, en consecuencia, también es el único que puede convocar a un proceso constituyente. Es por ello que el Artículo 347 preserva esa facultad exclusiva, cuando asienta que “El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de ese poder, puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente…”. Y se afirmó en esta norma que como poder permanente y originario, podía ser ejercido según su consideración, cuando incorporó la palabra “puede”, pues no está obligado, sino lo ejerce cuando el pueblo lo considere en razón de las circunstancias y emergencias políticas que evalúe ese pueblo. Y es oportuno acatar que el último párrafo de la Exposición de Motivos de la Constitución aclaró que la norma de la convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente, expuesta en ese Artículo 347, “pasa a ser norma vigente, expresiva de la más acertada definición democrática en torno a la soberanía popular.”
Ahora bien, el Artículo 70 de la Constitución, en desarrollo del Artículo 5 ejusdem, dispone que son medios de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía, entre otros, en lo político, las iniciativas legislativa, constitucional y constituyente. La iniciativa constituyente se desarrolla en el Artículo 348 al disponer que la iniciativa de la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente podrán tomarla el Presidente de la República, en Consejo de Ministros, la Asamblea Nacional, con votación calificada de las dos terceras partes de sus integrantes, los Concejos Municipales, con igual ponderación, o el quince por ciento de los electores inscritos en el Registro Civil y Electoral.
Esto lleva a preguntarse en qué consiste la iniciativa constituyente. Una iniciativa, a tenor de lo expresado por Manuel Ossorio, es el derecho de presentar una propuesta. Es el ejercicio de tal facultad. Puede ser una prelación o anticipación en las manifestaciones o en los hechos, según este autor. (4)  Cuando, por ejemplo, se trata de una iniciativa legislativa, o para la formación de las leyes, en Derecho Público se refiere esta expresión no a quien puede dictar esas leyes, sino a quienes corresponde proponerlas. En los sistemas autocráticos, dictatoriales y totalitarios, en la que el poder absoluto lo detenta una persona, la facultad de la iniciativa legislativa es atributo exclusivo del autócrata, dictador o jefe del Estado totalitario. Su voluntad omnímoda es la única fuente del derecho. En los Estados de derecho o constitucionales, la iniciativa corresponde a varios facultados, sea el pueblo de manera directa o los representantes de ciertos órganos del Poder Público. Es así como por ejemplo, el Artículo 204 de la Constitución señala que la iniciativa de las leyes corresponde al Poder Ejecutivo Nacional, a la Comisión Delegada o Permanente, a por lo menos tres integrantes de la Asamblea Nacional, al Tribunal Supremo de Justicia, al Poder Ciudadano y al Poder Electoral en las leyes relativas a su materia, a los electores en un número no menor  de cero coma uno por ciento de los inscritos en el registro civil y electoral, y al Consejo Legislativo en las leyes relativas a sus Estados. Ellos son lo que tienen la iniciativa, pero ellos no dictan las leyes, porque el único facultado por la Constitución para dictar leyes es el Poder Legislativo, en el caso del Poder Público Nacional, representado en la Asamblea Nacional. En este caso, el Presidente, representante del Poder Ejecutivo Nacional, puede ejercer la iniciativa legislativa, es decir, puede presentar propuestas, proyectos de leyes, pero no las dicta, porque si ejerce esa iniciativa, esa propuesta será sometida al debate parlamentario, de discusión y sanción de la ley.
Lo mismo ocurre con la iniciativa constituyente. Estando claro que el poder constituyente originario se encuentra bajo la titularidad exclusiva del pueblo, y siendo éste el único facultado para convocar a un proceso constituyente, la iniciativa consiste en presentar una propuesta para que el pueblo convoque, pero nunca esa iniciativa se podrá arrogar la facultad exclusiva que tiene el Pueblo de convocarlo. El Presidente de  la República en este caso no puede por sí mismo mediante decreto convocar  a un proceso constituyente. Puede someter con su propuesta la consideración de que el pueblo lo convoque, para lo cual tendrá que realizarse un proceso referendario, para que el pueblo acepte o no la propuesta del Presidente de que se convoque. Interpretar lo contrario sería un absoluto fraude a la esencia, a la norma y al espíritu de la Constitución y del alcance y significado de la titularidad del poder constituyente originario, tal como se ha descrito.
El Dr. Allan Brewer Carías acaba de presentar un  documento, titulado “Sobre cómo convocar una Asamblea Constituyente”. Allí este autor señala: “En Venezuela, el Presidente de la República NO puede convocar una Asamblea Constituyente, pues conforme al texto del artículo 347 de la Constitución antes citado, quien puede convocar una Asamblea Constituyente es el pueblo exclusivamente, quien es el único que detenta el poder constituyente originario.  Y el pueblo no es una fracción o facción, sino que está conformado por el universo de todos los electores, titulares de derechos políticos, considerados en  su globalidad, y no solo una componente del mismo como podría ser la “clase obrera,” o los “líderes comunitarios,” o los representantes de “gremios” o sectores de intereses, o de “regiones.”
Agrega Brewer Carías que: “Con la declaración expresa del artículo 347 de la Constitución de 1999, la misma (siguiendo precisamente la experiencia de la Asamblea Constituyente de 1999), eliminó toda posibilidad de que un órgano del Estado pueda “convocar” una Asamblea Nacional Constituyente (solo el pueblo puede hacerlo mediante referendo), y además, eliminó toda otra discusión sobre que la Asamblea Nacional Constituyente, una vez convocada mediante referendo y posteriormente, una vez electa, pudiese o no asumir el poder constituyente originario, que estando exclusivamente en manos del pueblo, nadie más puede asumirlo.” Además, es del criterio de este autor que “ahora, para que el pueblo pueda convocar una Asamblea Nacional Constituyente mediante la expresión de su voluntad a través de un referendo, el artículo 348 de la Constitución asigna la iniciativa para que se inicie el proceso y pueda el pueblo pronunciarse sobre la convocatoria, primero, al Presidente de la República en Consejo de Ministros; segundo, a la Asamblea Nacional, mediante acuerdo de las dos terceras partes de sus integrantes; tercero, a los Concejos Municipales en cabildo, mediante el voto de las dos terceras partes de los mismos; o cuarto, el quince por ciento de los electores inscritos en el Registro Civil y Electoral. Estos tienen la iniciativa para proponer que el pueblo convoque la Constituyente mediante referendo, pero iniciativa no es convocatoria, es iniciativa para que se convoque por el pueblo. De manera que una vez que se tome esa iniciativa por cualquiera de los legitimados para ello, la propuesta que se formule debe contener las “bases comiciales,” es decir, la precisión de la misión y los poderes de la Asamblea Constituyente propuesta, así como su duración y la forma de integrarla y de elegir a los constituyentes, que solo puede realizarse conforme lo previsto en la Constitución, es decir, mediante sufragio universal, directo y secreto, que está a la base de la expresión de la soberanía del pueblo.”
Finalmente, Brewer Carías asienta que: “Conforme a lo anterior, entonces, una vez formulada la iniciativa por cualquiera de los cuatro legitimados para ello (Presidente, Asamblea Nacional, Concejos Municipales, iniciativa popular) junto con las bases comiciales (Estatuto) de la Constituyente, tal iniciativa debe ser consignada ante el Poder Electoral, para que el Consejo Nacional Electoral proceda en consecuencia a convocar un referendo, precisamente para que el pueblo pueda adoptar la decisión de convocar la Asamblea Nacional Constituyente; de manera que solo si el pueblo la aprueba mayoritariamente es que podría procederse a elegir los miembros de la Asamblea. En otras palabras, una vez ejercida la iniciativa y luego de que el pueblo (todo el pueblo) se manifieste mediante referendo sobre la convocatoria y sobre el estatuto básico de la Asamblea Constituyente, si gana el SI, entonces debe procederse a la elección de los miembros de la Asamblea de acuerdo con el Estatuto que se apruebe popularmente
Quien ejerce la Presidencia de la Republica, en fecha 1° de mayo del 2017, anuncia la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente y 3 de mayo del 2017, fue publicada la Gaceta Oficial Nº 6.295 en la cual el presidente de la República, Nicolás Maduro, convoca una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de acuerdo a lo establecido en los artículos 347, 348 y 349 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
Ahora nos cabe preguntarnos. ¿Carece o no de la legalidad constitucional la convocada Asamblea? ¿Viola o no la Constitución Nacional? ¿Como queda la Soberanía Nacional, el Estado Derecho y cuál es la garantía de que los ciudadanos podamos estar protejidos nuestros derechos?
¿Es valida la convocatoria a elecciones presidenciales anunciada y convocada por esa asamblea ilegal? Próximo articulo.





domingo, 4 de febrero de 2018

¿ELECCIONES PRESIDENCIALES FRAUDULENTAS O ILEGALES? (???) Genio R. Lobo
El momento político que actualmente determina la vida política, económica e institucional es altamente critico, con el agravante que la situación está determinada por una gran incertidumbre e indefinición de futuro político, más una hiperinflación  que ha llevado a cada uno de los ciudadanos a verse los unos a los otros sin saber que pensar o que hacer, aunado todo esto a la existencia de una “dirigencia” política que solo ha sido capaz de cultivar la inseguridad, la desconfianza y la carencia de credibilidad, todo por su incapacidad de saber o no querer dar una respuesta o un mensaje que siembre esperanzas en este desierto de arenas cenagosas que permiten que el ciudadano se hunda cada día más en la desesperanza.
He venido indicando la tragedia de la inexistencia del Estado de Derecho, del predominio de una elite política que ha hecho del poder su forma de vida y existencia, que ha anulado casi todas las instituciones que conforman la democracia, entre ellas el Poder Legislativo y el Poder Judicial. Como muestra indudable tenemos la reciente decisión de la mal llamada asamblea nacional constituyente la cual se ha dado su propia conformación de falsa legalidad y se ha dedicado a usurpar todas las funciones de los poderes constituidos, tal usurpación de funciones está dirigida a crear una falsa legitimidad de poder y desarrollar dentro de un espacio muy reducido pero muy sólido de poder una falsa legitimidd, todo debido a la concentración de poderes usurpados ilegítimamente.
La última jugarreta de ilegitimidad y abuso de poder de esta elite totalitarista ha sido la convocatoria a elecciones presidenciales, convocatoria realizada por la mal llamada asamblea constituyente, el presente trabajo persigue realizar desde un punto de vista estrictamente jurídico un análisis de la ilegitimidad y nulidad de tal convocatoria.
Para entender mejor la carencia de base jurídica voy referirme a la legalidad de la convocatoria electoral por un ente que jurídicamente no existe y que en el supuesto negado de existir y tener capacidad jurídica ni tiene facultades ni capacidad para ejercer convocatoria alguna de tipo electoral.
El Capítulo III de nuestra Constitución Nacional, establece: “De la Asamblea Nacional Constituyente Artículo 347. El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder, puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución. Artículo 348. La iniciativa de convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente podrán tomarla el Presidente o Presidenta de la República en Consejo de Ministros; la Asamblea Nacional, mediante acuerdo de las dos terceras partes de sus integrantes; los Concejos Municipales en cabildo, mediante el voto de las dos terceras partes de los mismos; o el quince por ciento de los electores inscritos y electoras inscritas en el Registro Civil y Electoral.
“Artículo 349. El Presidente o Presidenta de la República no podrá objetar la nueva Constitución. Los poderes constituidos no podrán en forma alguna impedir las decisiones de la Asamblea Nacional Constituyente. Una vez promulgada la nueva Constitución, ésta se publicará en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela o en la Gaceta de la Asamblea Nacional Constituyente”.
“Artículo 350. El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos.”
En estos tres artículos conseguimos, Primero: Se establece que es el pueblo de Venezuela el depositario del poder constituyente originario, pudiendo en consecuencia actuando como depositario de tal poder convocar “una Asamblea Nacional Constituyente”, ¿ahora para que la Constitución Nacional le da al pueblo esa facultad de convocar? Lo faculta para realizar a su libre albedrio tres objetivos, los cuales puede ser establecidos en forma conjunta o en forma individual, A) Transformar el Estado, B) Crear un nuevo ordenamiento jurídico y C) Redactar una nueva Constitución.
Al interpretar el criterio del constituyente, la Asamblea Nacional Constituyente, en forma expresa, solo puede abocarse a actuar, bien sobre los tres objetivos los cuales estas relacionados entre sí, o específicamente a uno cualquiera de ellos, pero que dentro de la lógica jurídica al conocer del primero se hace necesario crear un nuevo ordenamiento que debe concluir en una nueva Constitución, es decir sus funciones estrictamente legislativas, entiéndase bien, de orden constitucional y el constituyentista una vez constituido, no puede ir mas allá de lo que estrictamente le autoriza la Constitución. Aquí es necesario aclarar que la Constitución Nacional vigente para el momento en que es convocada la Asamblea Nacional, no pierde en ningún momento su vigencia, ya que la misma subsiste hasta el momento en los acuerdos aprobados dentro de las deliberaciones de la Asamblea solo entran a surtir efectos legales luego de ser convocado un referendo y que esta obtenga la aprobación requerida con el adicional del Ejecútese que debe ser dado por el Presidente de la Republica. Si la reforma constituyente no modifica o aprueba la convocatoria de nuevas elecciones parlamentarias, bien por modificar la estructura organizativa o funcional del nuevo parlamente, la Asamblea Nacional continua su normal funcionamiento hasta la terminación de su periodo constitucional.
Entendido que la Asamblea Constituyente solo puede reunirse para deliberar sobre los expresos señalamientos indicados por la norma constitucional, sin poder entrar a ejercer funciones ejecutivas o de actos que sustituyan funciones de otro poder constituido, veamos como debe efectuarse la convocatoria de esa Asamblea y que debemos entender como Supremacía de la Constitución.
La Constitución le otorga la iniciativa, iniciativa que por su regulación se conoce como Iniciativa compartida,  hecho este que  también contribuye  a su despersonalización, y corresponde a los siguientes órganos: a) Al Presidente de la Republica como cabeza del Poder Ejecutivo, esta inicativa debe llevarla a reunión de Consejo de Ministro, al indicar que sea en Consejo de Ministros, se despersonifica la iniciativa y se hace dependiente de un órgano: el Consejo de Ministros; b) A la Asamblea Nacional, mediante acuerdo de las dos terceras partes de sus integrantes; c) A los Concejos Municipales en cabildo, mediante el voto de las dos terceras partes de los mismos) y d) o el quince por ciento de los electores inscritos y electoras inscritas en el Registro Civil y Electoral. Al revisar la norma constitucional nos encontramos que la convocatoria no es en ningún momento una iniciativa estrictamente personal, sino que es altamente colectiva, ya que la que pudiera ser mas personal, la del Presidente de la Republica, esta condicionada a su aprobación por el Consejo de Ministros, pero además, es importante observar que al darle la iniciativa a los electores, le requiere que la solicitud sea respaldada por 15 por ciento de los electores inscritos, se sale de la iniciativa ejercida a traves de órganos a la iniciativa popular.
Habiendo señalado a quien corresponde la iniciativa para convocar a una Asamblea Constituyente, veamos quien debe efectuar su convocatoria. Entender a quien le corresponde la iniciativa y a quien la convocatoria es fundamental para entender tanto la validez jurídica de tal asamblea como la validez de sus actuaciones y efectos.
De manera rápida y sin profundizar en las teorías jurídicas constitucionalistas, debo indicar que la legalidad, vigencia y efectos de toda ley esta determinada por su adaptación a las bases jurídicas que le otorga una ley superior, en el presente caso nos estamos refiriendo a la Constitución Nacional.
Para conocer la superioridad de la ley, voy a referirme rápida y superficialmente al pensador Hans Kelsen, creador de la teoría pura del derecho y de la tan estudiada Pirámide de Kelsen, en la cual se fundamente la superioridad de la norma máxima, norma de norma, la Constitución Nacional.
“Observa Kelsen que todo orden jurídico positivo supone la obediencia al legislador originario, sea éste consuetudinario o revolucionario. Sabido es que una norma positiva vale como tal (debe ser), en cuanto es la ejecución de otra norma de rango superior; ésta a su vez vale, en cuanto es la ejecución de otra aun superior, etc. Así se agrupan las normas positivas como en una pirámide en cuya parte superior se ubican las normas constitucionales, pero donde, por encima de éstas, constituyendo precisamente el vértice de la pirámide, hay que colocar aquella norma que dice “Obedece al legislador originario”. Se comprende también sin dificultad que si no se partiera de este supuesto, es decir si no hubiera que obedecer al legislador originario, todo lo que dice un jurista en cualquier ramo del derecho se deshace en la nada”  (Gaceta Jurídica).
Ahora bien, en el pensamiento de Kelsen, el derecho que no es sino un conjunto de normas, surge a partir del Grundnorm, la Norma Grande, la Norma Fundamental, la Hipotética Norma, o la Sagrada Norma; en palabras más sencillas, todo surge de una CONSTITUCIÓN. Pero que una vez aceptada (aprobada y promulgada) los estantes y habitantes de un Estado deben cumplir obligatoriamente.
“La validez de esta norma no puede ser cuestionada porque su contenido no corresponda a un valor material de algún modo supuesto, tal vez a la moral. Una norma vale como norma jurídica, sólo porque fue dictada en una forma bien determinada, porque fue producida de acuerdo con una regla bien determinada, porque fue establecida según un método específico. El derecho vale solamente como derecho positivo, es decir, como derecho instituido “(Gesetztes Recht.)
Establecida la parte doctrinaria vamos a nuestro derecho positivo, el artículo 7 de nuestra Constitución Nacional, establece: “La Constitución es la norma suprema y el fundamento del ordenamiento jurídico. Todas las personas y los órganos que ejercen el Poder Público están sujetos a esta Constitución”, norma esta que es obligatorio integrarla al artículo 6, ejusdem La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en esta Constitución y en la ley, e indirectamente, mediante el sufragio, por los órganos que ejercen el Poder Público. Los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos”.
Teniendo entendido que la Constitución es jerárquicamente superior a toda regla de derecho no importa cuál sea su naturaleza, privada o pública, interna o internacional, vamos a establecer a quien corresponde, conforme a la Constitución Nacional, la convocatoria de una Asamblea Constituyente. Ya hemos indicado en el artículo 347, ejusdem, “El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder, puede convocar una Asamblea Nacional Constituye” Si la norma suprema y  soberana señala que es el soberano quien esta facultado para convocar una Asamblea Constituyente y que la iniciativa puede estar en tres poderes, el Poder Ejecutivo, El Poder Legislativo, El Poder Municipal y en ultima instancia el elector legalmente inscrito, debemos revisar si en el caso que nos ocupa la Asamblea Constituyente conto con la iniciativa del Presidente de la Republica en Consejo de Ministros, y si su convocatoria la realizo el “depositario del poder originario”, el pueblo. Pero el caso no se agota en este primero interrogatorio, por cuanto existe una incógnita a resolver, como realiza el pueblo esa convocatoria una vez que el Poder Ejecutivo tiene la iniciativa y es aprobada por el Consejo de Ministros, ya que el primer paso a seguir lo constituye la iniciativa, ejercida la iniciativa y aprobada la misma, es indispensable por indicación constitucional hacer la convocatoria, ya que la iniciativa no significa convocatoria, es el primer paso inicial, de manera que se hace necesario ir al segundo paso, La convocatoria, que le corresponde al soberano, al pueblo, pues bien, aquí es necesario ir nuevamente a la norma máxima, a la Constitución Nacional, donde nos encontramos con el artículo 70, que establece: “Son medios de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía, en lo político: la elección de cargos públicos, el referendo, la consulta popular, la revocatoria del mandato, la iniciativa legislativa, constitucional y constituyente, el cabildo abierto y la asamblea de ciudadanos y ciudadanas cuyas decisiones serán de carácter vinculante, entre otros; y en lo social y económico, las instancias de atención ciudadana, la autogestión, la cogestión, las cooperativas en todas sus formas incluyendo las de carácter financiero, las cajas de ahorro, la empresa comunitaria y demás formas asociativas guiadas por los valores de la mutua cooperación y la solidaridad. La ley establecerá las condiciones para el efectivo funcionamiento de los medios de participación previstos en este artículo.
¿Se ha dado cumplimiento a estos procedimientos constitucionales en lo que dado por la llamar la Asamblea Constituyente del 2017?
Próxima entrega.



lunes, 1 de enero de 2018


COMO DEBEMOS ENTENDER LA TRANSICION POLÍTICA. (I)
Genio R. Lobo
“…la forma partidista de hacer política puede haber entrado en franco retroceso, poniendo en peligro la gobernabilidad y la paz social” Alfredo Ramos Jiménez.
- Como se debe entender la Transición.
- Las Instituciones en Venezuela.
- Objetivos de una visión de país.
- Crisis Institucional y Gobernabilidad.
- Partidos Políticos y Sociedad Civil.
- Un liderazgo colectivo.
- La Venezuela que queremos.
Estamos iniciando un nuevo año, un nuevo año que debemos entender como determinante en el rumbo político, económico, social y cultural de Venezuela. El 2018 será de obligantes decisiones en lo político, especialmente en lo electoral, concluye un periodo constitucional este 2018, pero no debe verse como un simple proceso electoral presidencial, sino como algo más integral, como lo que debe ser, un Proceso de Transición hacia redemocratización y rede-institucionalización de Venezuela. Sera un año determinante en el porvenir nacional. No podemos verlo como un simple cambio de gobernantes, sino una transición reflexiva, evaluada y programada con objetivos muy claros y definidos, se debe elaborar un estudio para un proyecto país y recuperar la democracia e institucionalidad; se deben analizar causas y efectos de la situación actual; evaluar los hechos políticos que antecedieron a la crisis de los años ochenta y noventa; la crisis de los partidos políticos y sus dirigentes: del rentismo y dependencia petrolera; la participación activa de la sociedad civil organizada con una visión de identidad política y social: analizar los cambios constitucionales del 1999, sus causas y efectos; los hechos políticos y sus contradicciones con el texto constitucional vigente; el presidencialismo desmedido; la solidez de las instituciones y la revisión de las mismas; implementación un programa de formación ciudadana de cultura política; de la concentración del poder en una estructura burocrática centralizada que inhabilita los desarrollos regionales; evaluación de una practica instaurada de “legalidad”, sin legitimidad, con perjuicio de la división de poderes, que estimula y fortalece el personalismo y por ende el autoritarismo; estudiar e implementar una estrategia que estimule y motive la participación electoral en los procesos venideros, reduciendo la abstención electoral.
Determinar los objetivos de la Transición Democrática es una tarea que debe ser la base de la actuación ciudadana para así garantizar la organización de una ciudanía activa y participativa en el diseño y estructuración que necesita la nueva Venezuela.
¿Porque se hace necesario referirnos a un proceso de redemocratización, cuando siempre se hace referencia a que vivimos en democracia y que nuestra Constitución Nacional es de base democrática? Este es un punto de un análisis fundamental para poder entender el proceso de Transición.

Para entenderlo y ser precisos en el cambio que se debe implementar, considero conveniente, siguiendo los estudios presentados en la obra, “Continuidad Revolucionaria o transición democrática. El desafío democrático I”, hacernos las siguientes preguntas; ¿Cuánto sabemos en realidad de quien fue, quienes estuvieron detrás y por qué llego al poder Hugo Chávez? ¿Hemos estudiado las corrientes y fuerzas políticas que estuvieron detrás de su llegada al poder? “Invento Chávez un modelo de gobierno inédito o aprendió y nacionalizo experiencias exitosas de otros gobiernos”? “Cuales son las claves que permitieron a Chávez concentrar tal nivel de poder y mantenerse durante 14 años”? “Estamos en realidad en un proceso de transición o traspasamos ya el punto de no retorno”? (1) ¿Que nos depara a los venezolanos el futuro si no entendemos la realidad política que vivimos y no asumimos el rol de líderes de nuestro propio futuro en este nuevo año electoral?. (1) Continuidad revolucionara… pág. 8

viernes, 4 de agosto de 2017

ELLECCIONES DEL 16 DE JULIO
Hoy para los venezolanos tiene que ser un día donde el desánimo y la perdida de la esperanza no puede determinar nuestras acciones, la tarea no es fácil, pero debemos entender que el enemigo es altamente peligroso, que ese enemigo no solo es un gobierno de delincuentes que tienen solo por objetivo el asalto al poder por el poder mismo y su fácil enriquecimiento; detrás existen otros factores muy determinantes, factores que debemos entender para comprenderlos; tales delincuentes son los peones de un objetivo que nacio cuando Chaves llego al poder y convino con los Castros entregarles nuestra riqueza petrolera, ahí se dio el inicio de un ciclo fatal. Lo primero era hacer de Venezuela lo mismo que hizo Fidel con los cubanos, hacernos pobres y dependientes del poder, hacernos perder la fe y la confianza en nosotros mismos, destruir las instituciones y crear una elite corrupta, donde estaban incluidos los militares y la dirigencia política, ese proceso tenía que ser lento ya que el venezolano no tenía ni tiene la misma idiosincrasia del cubano. En el proceso y al tomarle Chavez gusto y cariño a la chequera fácil y mal habida, aunado al deseo de hacerse el sucesor de Fidel en el campo político latinoamericano, este se transforma en un rival peligroso para las aspiraciones políticas de Raúl Castro, rivalidad peligrosa que es necesario eliminar y es cuando surge su “enfermedad” y su viaje final; Raúl paralelamente ya había preparado el sucesor y convence al difunto de que lo constituya en su sucesor, imponiéndolo como presidente marioneta manejable, elimina un contrincante y coloca un subalterno que le permitira controlar directamente la invasión programada, Venezuela entra bajo la hegemonía plena del nuevo dictador cubano. Paralelamente y producto del proceso de desnaturalización de las instituciones y la inoculación del virus de la corrupción en los militares, entra a jugar su papel Diosdado en sus acuerdos con la guerrilla colombiana y el narcotráfico y hacen del país un gran centro de comercialización de la droga, se institucionaliza el cartel de los Soles; por otra parte entra El Aisami con sus compromisos con el terrorismo internacional, lo que permite una tría en el poder: el cubanismo invasor, los carteles de la droga y el terrorismo; Venezuela se hace una saga de intereses internacionales extraños al nacional, el ciudadano, sus derechos y sus beneficios dejan de tener su importancia debida. Venezuela lleva más de tres décadas con una crisis de partidos y liderazgos políticos, se hace tierra fácil para el despotismo y los negocios fáciles, pero paralelamente los ciudadanos, acostumbrados a la indiferencia ante el hecho político siguen viviendo como si nada pasara, mientras el cáncer estaba haciendo destrozos en el organismo político. El dicho de que yo no vivo de la política coloca lentes de cueros y, o no quiere ver o nada se ve. La crisis era necesario sentirla, vivirla para que el venezolano despertara, hoy en este momento el venezolano, en gran parte, ha despertado y ha hecho lo que tenía que hacer: hacerse su propio líder.
Muchos no se han dado cuenta que la fraudulenta constituyente no es más que una máscara para declarar el totalitarismo, no el tradicional, sino la oclocracia, gobierno de las muchedumbres, los incapaces e inmorales; la van a querer imponer por lo sobre lo que sea, pero ya el venezolano despertó, se hizo líder de su propio futuro, especialmente la juventud que decidió actuar en protección de su propio futuro; ellos tiene las armas mortíferas, pero el pueblo hecho líder en las calles tiene la mejor arma, la fe, la esperanza y la disposición de no dejarse transformar en un monigote cubano, un soldado del terrorismo o el narcotráfico. La elite corrupta esta arrinconada, busca una tabla de salvación, por eso Venezuela no termina este 30 de julio, por el contrario, ya sentó las bases para la nueva Venezuela, esta guiada por un gran líder la fe en Dios y en nosotros mismos, Se equivocan quienes piensan que Venezuela se termina hoy, por el contrario tiene que nacer una nueva Venezuela hecha con el sentimiento y la sangre de cada uno de los ciudadanos consientes. Esos que creen en si mismo, en su familia y la patria. ADELANTE… ESTE LUNES ARRANCA UNA NUEVA VENEZUEL
Hoy para los venezolanos tiene que ser un día donde el desánimo y la perdida de la esperanza no puede determinar nuestras acciones, la tarea no es fácil, pero debemos entender que el enemigo es altamente peligroso, que ese enemigo no solo es un gobierno de delincuentes que tienen solo por objetivo el asalto al poder por el poder mismo y su fácil enriquecimiento; detrás existen otros factores muy determinantes, factores que debemos entender para comprenderlos; tales delincuentes son los peones de un objetivo que nacio cuando Chaves llego al poder y convino con los Castros entregarles nuestra riqueza petrolera, ahí se dio el inicio de un ciclo fatal. Lo primero era hacer de Venezuela lo mismo que hizo Fidel con los cubanos, hacernos pobres y dependientes del poder, hacernos perder la fe y la confianza en nosotros mismos, destruir las instituciones y crear una elite corrupta, donde estaban incluidos los militares y la dirigencia política, ese proceso tenía que ser lento ya que el venezolano no tenía ni tiene la misma idiosincrasia del cubano. En el proceso y al tomarle Chavez gusto y cariño a la chequera fácil y mal habida, aunado al deseo de hacerse el sucesor de Fidel en el campo político latinoamericano, este se transforma en un rival peligroso para las aspiraciones políticas de Raúl Castro, rivalidad peligrosa que es necesario eliminar y es cuando surge su “enfermedad” y su viaje final; Raúl paralelamente ya había preparado el sucesor y convence al difunto de que lo constituya en su sucesor, imponiéndolo como presidente marioneta manejable, elimina un contrincante y coloca un subalterno que le permitira controlar directamente la invasión programada, Venezuela entra bajo la hegemonía plena del nuevo dictador cubano. Paralelamente y producto del proceso de desnaturalización de las instituciones y la inoculación del virus de la corrupción en los militares, entra a jugar su papel Diosdado en sus acuerdos con la guerrilla colombiana y el narcotráfico y hacen del país un gran centro de comercialización de la droga, se institucionaliza el cartel de los Soles; por otra parte entra El Aisami con sus compromisos con el terrorismo internacional, lo que permite una tría en el poder: el cubanismo invasor, los carteles de la droga y el terrorismo; Venezuela se hace una saga de intereses internacionales extraños al nacional, el ciudadano, sus derechos y sus beneficios dejan de tener su importancia debida. Venezuela lleva más de tres décadas con una crisis de partidos y liderazgos políticos, se hace tierra fácil para el despotismo y los negocios fáciles, pero paralelamente los ciudadanos, acostumbrados a la indiferencia ante el hecho político siguen viviendo como si nada pasara, mientras el cáncer estaba haciendo destrozos en el organismo político. El dicho de que yo no vivo de la política coloca lentes de cueros y, o no quiere ver o nada se ve. La crisis era necesario sentirla, vivirla para que el venezolano despertara, hoy en este momento el venezolano, en gran parte, ha despertado y ha hecho lo que tenía que hacer: hacerse su propio líder.
Muchos no se han dado cuenta que la fraudulenta constituyente no es más que una máscara para declarar el totalitarismo, no el tradicional, sino la oclocracia, gobierno de las muchedumbres, los incapaces e inmorales; la van a querer imponer por lo sobre lo que sea, pero ya el venezolano despertó, se hizo líder de su propio futuro, especialmente la juventud que decidió actuar en protección de su propio futuro; ellos tiene las armas mortíferas, pero el pueblo hecho líder en las calles tiene la mejor arma, la fe, la esperanza y la disposición de no dejarse transformar en un monigote cubano, un soldado del terrorismo o el narcotráfico. La elite corrupta esta arrinconada, busca una tabla de salvación, por eso Venezuela no termina este 30 de julio, por el contrario, ya sentó las bases para la nueva Venezuela, esta guiada por un gran líder la fe en Dios y en nosotros mismos, Se equivocan quienes piensan que Venezuela se termina hoy, por el contrario tiene que nacer una nueva Venezuela hecha con el sentimiento y la sangre de cada uno de los ciudadanos consientes. Esos que creen en si mismo, en su familia y la patria. ADELANTE… ESTE LUNES ARRANCA UNA NUEVA VENEZUEL

martes, 3 de enero de 2017


LA RAZON DE LA CRISIS (I)
                                                                                  Genio R. Lobo

Existe mucha literatura sobre la crisis que viene afectando a Venezuela, que ya no es crisis sino caos, pero muy poco o nada se ha hecho, primero para entender sus causas y segundo, corregirlas y superarlas. Además, algo muy importante, es una crisis por hechos propios o inducida.
Muchos, o una proporción grande de ciudadanos, no han entendido los alcances de esta crisis política, social y económica, el que no se haya entendido en profundidad a la misma, constituye uno de los elementos más determinantes en los resultados que estamos viviendo.
En un artículo publicado por Jesús Seguías, “al borde del desenlace”, habla de: “una crisis económica, salud, energía, agua potable, seguridad, ciudadanía, además una crisis ética, crisis institucional, y crisis de liderazgo político”, Esta referencia es muy importante entenderla, ya que dentro de los señalamientos el autor indica, primero elementos que la conforman y en segundo lugar algunas de las causas determinantes, lo ético, lo institucional y liderazgo.
Venezuela desde hace años entro a ser gobernada por una elite política desvestida de una filosofía política con identificación nacional, constituyo una elite que nació con la ambición del poder y tomando el atajo de utilizar a un extraño del mundo político, sin experiencia política, menos aún en gerencia de gobierno, pero que cubrió un vacío de liderazgo, surgido en la participación frustrada en una aventura golpista. Esta elite y su conductor utilizaron falsas promesas electorales, una marcada explotación del cansancio y frustración política de los venezolanos, agotados por la pérdida de rumbo de la dirigencia política de los partidos, imbuida ésta dentro del clientelismo y propulsora de la frustración de la población que se sentía traicionada en sus esperanzas.
El nuevo gobernante, instruido y orientado, por Fidel, sobre cultivar esperanzas y sueños, la misma estrategia que le dio poder en Cuba, en función de hacer a la población dependientes de los beneficios del poder, le indico, el lograrlo permitirá que esa población siempre nos seguirá. Habiendo el dictador del Caribe utilizado esta regla demagógica con muy buenos resultados, vendió la idea al recién iniciado golpista en el poder, lo instruyo en la demagogia, el populismo, mediante un lavado ideológico y lo imanto con su magia personal. El recién ungido hipnotizado por la personalidad del dictador se lanzó en el mar de los sueños de poder que ya constituían su obsesion, en el ungido no había filosofía o ideología política, solo obsesión de poder y desarrollo de una personalidad oprimente. El dictador caribeños en la primera visita del recién electo presidente de Venezuela había ganado la batalla y por ende el objetivo principal, ponerle la mano al petróleo venezolano, meta que había fracasado cuando visito el recién electo presidente Rómulo Betancourt, quien conformaba una personalidad política totalmente diferente, en Rómulo había personalidad, ética, filosofía y una clara visión del país que querían los venezolanos, en el otro solo había una autopista de aventura personalista. Cabe resaltar que dentro de los objetivos políticos a alcanzar por Fidel estaba conseguir beneficios del petróleo venezolanos, ya que el lograrlo le permitiría un recurso económico fundamental para sus logros de gobierno.
Habiendo Chávez iniciado un proceso de formación ”ideológica” bajo la orientación de Fidel y Raúl, esa formación y orientación la traslado  a los integrantes del gabinete ministerial de Venezuela, cada uno fue formado para cumplir la tarea de sembrar en nuestro país un nuevo sistema de gobierno donde la prioridad era transformar a Venezuela en una colonia cubana. En estos grupos se hizo un primer experimento, crear la dependencia del gobierno, comprometiéndolo de manera que quedaran obligados y sumisos ante el mismo.
Veamos un párrafo de la entrevista que la periodista Carla Angola le hace al General Guaicaipuro Lameda, ex Presidente de PDVSA. La estrategia político-económica para mantenerse en el poder es fácil de explicar. Primero, el Gobierno se declara defensor de los pobres con dos intereses: Ser el adalid y semi-Dios de los pobres y derrotar al adversario. En este sentido, la revolución divide al país en dos toletes: sus amigos, los pobres; sus enemigos. “escuálidos, majunches, oligarcas, golpistas, pitiyankees” o como convenga llamarlos según la circunstancia.” (Visión de Fidel Castro), igualmente le aconseja crear un enemigo. Chávez toma y asimila muy bien la idea que le fue vendida; muchas cosas se pueden decir de este señor, pero se debe reconocer que era un  gran comunicador y dirigente carismático, además supo sacarle provecho a algo del cual carecía Fidel, la tenencia de una chequera petrolera. Moisés Naim, en conversaciones con Cesar Miguel Rondón, señala: “Hugo Chaves fue en vida un político extraordinario. En América Latina casi ningún líder puede emular su habilidad mediática, que se potenciaba al calor de otros rasgos personales: intuición política, falta de escrúpulos, empatía y conocimiento del mundo militar”. Al lado de su ambición de poder nació el deseo de consolidarse no solo como un líder nacional sino también más allá de las fronteras nacionales, hecho que le origino una confrontación nunca planteada, el liderazgo de Fidel, y peligro para las ambiciones hereditarias de Raúl Castro. (¿)
Chávez, se dedicó a vender sueños y esperanzas, a vender la idea de un nuevo país, fomentando una ilusión mediática, el terreno estaba abonado y apto para creer en falsas esperanzas. La dirección de la esa oferta estuvo dirigida a las clases social desposeídas, a la clase media frustrada y a una elite intelectual y política, con poder económico e informativo, muy sensible a una oferta política, permeada de rencores, frustraciones, trapos viejos que recubrían fracasos de épocas pasadas, esa elite se identificó luego como Los Notables (intelectuales, empresarios, políticos, dueños de medios), entre ellos cabe señalar a Arturo Uslar Pietri y Ramón Escobar Salom. También asimilo la recomendación de la necesidad de crear un enemigo a quien imputarle culpas y fracasos, el primero, a quien ya al dictador del Caribe, le había generado buenos resultados, fue el “Imperio”, vemos así al comandante eterno encaramado en un discurso antimperialista creado en los laboratorios de La Habana, ese es el enemigo externo, pero también se crea el enemigo interno, “la anti política”, hacia la clase política y los partidos que manejaron los cuarenta años de democracia y se le da un nombre, La Cuarta República. La era democrática dejo de ser democracia y se constituye, en un enemigo que no puede volver, ese enemigo posee fortalezas, sus instituciones y un aparato productivo nacional, garantía de democracia y desarrollo, su destrucción es eje fundamental para crear la dependencia de todos los ciudadanos, una traslación de lo hecho en cuba, con la diferencia de que en Venezuela el proceso seria lento pero certero. Este proceso requería una supervisión y dirección centrada en Cuba, lo cual permitiría no tan solo la planificación y dirección, sino el control a distancia del poder político, nacen así Las Misiones, las mismas permiten la instalación en el país de equipos cubanos formados y adoctrinados con la revolución, garantía de penetración del mensaje de ocupación; ese mensaje debe llegar a los sectores desposeídos. Las Instituciones gubernamentales, son tomadas por veteranos cubanos, salud, comunicaciones, sistema judicial, identificación, planificación. Por ultimo existe un poder fundamental que es necesario incorporar y hacerlo dependiente del poder a constituir, la fuerza militar; la alta clase militar es llevada a ejercer cargos relevantes de gobierno, se le dan posiciones susceptibles de generar muy buenos beneficios, no es necesario ni el conocimiento ni la gerencia, solo es una vía para crear la dependencia y la supeditación, primera fase para hacer de la corrupción una forma de compromiso, ya comprometido por los beneficios indebidos se crea la dependencia que incluso llega al núcleo familiar: buenos negocio, buenos oficios y altos niveles de comodidad; es la puerta de entrada para no poder salir.
El dictador del Caribe ya no requiere de los perdidos beneficios de la desaparecida Unión Soviética, ni de China, ya tiene una colonia en Latinoamérica, ya controla la dirección política del país con mayor poder económico en Latinoamérica, no tiene la chequera pero la maneja, ya en Cuba se ha montado un laboratorio de conformación y dirección de poder político para manejar a control remoto a la nueva colonia.
Resumen: Es esta la Venezuela que tenemos hoy, dejo de ser el país con mayor nivel de crecimiento y desarrollo en Latinoamérica, dejó de ser el país que todo lo pudo bajo las ruedas del petróleo, dejo de ser el sueño a conquistar por el dictador del Caribe; el agotamiento de los partidos políticos, de su liderazgo, el surgimiento de una elite intelectual de Notables, el descontento nacional y el buscar la solución del país, no en sus capacidades, sino, en la aventura mesiánica, permitió que Venezuela se hiciera colonia financiera de Cuba en perjuicio propio y donde la ilusión de una armonía de constituyera en una desilusión.
Las décadas del 80 y 90. Sus influencias. (II)



domingo, 29 de mayo de 2016

LOS ABOGADOS LA CIUDADANIA Y EL ESTADO DE DERECHO.
La reciente decisión de la oficina jurídica de Miraflores, monumento a los adefesios jurídicos, a los analfabetismos jurídicos , a la carencia de dignidad e irrespeto a la identidad nacional, debe constituir motivo moral para que todos los profesionales del derecho, esos que realmente han obtenido el título de Abogados y que se sienten consustanciados con la moral jurídica, hagamos un pronunciamiento nacional donde se dignifique el respeto al derecho, al ejercicio de la profesión de abogado; no se puede permitir que unos garduños valiéndose de un titulo mal habido, vengan a utilizar una posición institucional para derrumbar la base fundamental del Estado de Derecho, la Constitución Nacional, En Venezuela no existe Poder Judicial, lo que se ha construido es una guarida de delincuentes que usan las leyes para soportarse en su plan de destruir la institucionalidad nacional, en consecuencia el gremio profesional debe manifestarse en defensa del Estado de Derecho, denunciar a los delincuentes y servir de orientador de la ciudadanía en cuanto al significado de las aberraciones jurídicas que la oficina de Miraflores está cometiendo. El ejercicio de la Presidencia  de la Republica por el actual inquilino de Miraflores es totalmente ilegitima desde sus inicios, ya que la elección y posterior proclamación es ilegal, por cuanto violenta el artículo 41 de la Constitución Nacional, que establece que para desempeñar el cargo de Presidente de la Republica se requiere ser Venezolano por nacimiento y no tener doble nacionalidad, en consecuencia su postulación tiene vicios de legalidad, por dolo, vicio este de nulidad plena del acto y que además llevó a incurrir en error de elección a los votantes venezolanos que sufragaron a su favor. Cuanto la voluntad tiene vicios y ese vicio es doloso, el acto es nulo de pleno derecho, ya que la voluntad fue violentada por el engaño. Los postulantes de Maduro, incluidos los cubanos, engañaron a los venezolanos postulando a un candidato que no tiene nacionalidad por nacimiento, que además no podía ser postulado ya que la momento de la misma ocupaba un cargo público de alto nivel y la ley le requería que renunciara. La Presidente del CNE y sus integrantes cometieron también dolo cuando no exigieron la identificación de la nacionalidad del postulado, no le exigieron la renuncia al cargo de Vice Presidente y luego cometió (tieron) fraude al conocer el vicio y no denunciarlo; en ellos hay responsabilidad administrativa y penal. Si la elección es nula por ilegitimidad del postulado, por el hecho de que los votantes votaron engañados y en consecuencia la voluntad fue violentada, es necesario declarar la NULIDAD DE LA ELECCION, el ejercicio ilegitimo del cargo y la responsabilidad administrativa de los responsables de haber encubierto tal FRAUDE ELECECTORAL. No existiendo Tribunal Supremo de Justicia, le corresponde a la Asamblea Nacional la declaratoria de ilegitimidad del ejercicio de la Presidencia de la Republica al actual inquilino, declarar la ilegitimidad del actual Tribunal Supremo de Justicia, tanto por las irregularidades de designación de parte de sus magistrados como por el hecho de dictar actos que violan la Constitución Nacional y por haberse transformado en órgano de defensa de interés políticos contrarios al interés nacional. De no hacerlo la Asamblea Nacional le corresponderá a la ciudadanía invocar el artículo 350 de la Constitución Nacional que autoriza la desobediencia civil ante autoridad ilegitima. La palabra la tienen los ciudadanos, recordemos que la soberanita nacional descansa en el pueblo y a él le corresponde su ejercicio.
Artículo 350. El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición, a su lucha por la independencia,
La paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que
contraríe los valores, principios y garantías democráticas o menoscabe los derechos
Humanos.”
Artículo 333.- Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella.
En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia.
Artículo 41. Sólo los venezolanos y venezolanas por nacimiento y sin otra nacionalidad, podrán ejercer los cargos de Presidente o Presidenta de la República, Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva, Presidente o Presidenta y Vicepresidentes o Vicepresidentas de la Asamblea Nacional, magistrados o magistradas del Tribunal Supremo de Justicia, Presidente o Presidenta del Consejo Nacional Electoral, Procurador o Procuradora General de la República, Contralor o Contralora General de la República, Fiscal General de la República, Defensor o Defensora del Pueblo, Ministros o Ministras de los despachos relacionados con la seguridad de la Nación, finanzas, energía y minas, educación; Gobernadores o Gobernadoras y Alcaldes o Alcaldesas de los Estados y Municipios fronterizos y aquellos contemplados en la ley orgánica de la Fuerza Armada Nacional. Para ejercer los cargos de diputados o diputadas a la Asamblea Nacional, Ministros o Ministras, Gobernadores o Gobernadoras y Alcaldes o Alcaldesas de Estados y Municipios no fronterizos, los venezolanos y venezolanas por naturalización deben tener domicilio con residencia ininterrumpida en Venezuela no menor de quince años y cumplir los requisitos de aptitud previstos en la ley.


LOS ABOGADOS LA CIUDADANIA Y EL ESTADO DE DERECHO.
La reciente decisión de la oficina jurídica de Miraflores, monumento a los adefesios jurídicos, a los analfabetismos jurídicos , a la carencia de dignidad e irrespeto a la identidad nacional, debe constituir motivo moral para que todos los profesionales del derecho, esos que realmente han obtenido el título de Abogados y que se sienten consustanciados con la moral jurídica, hagamos un pronunciamiento nacional donde se dignifique el respeto al derecho, al ejercicio de la profesión de abogado; no se puede permitir que unos garduños valiéndose de un titulo mal habido, vengan a utilizar una posición institucional para derrumbar la base fundamental del Estado de Derecho, la Constitución Nacional, En Venezuela no existe Poder Judicial, lo que se ha construido es una guarida de delincuentes que usan las leyes para soportarse en su plan de destruir la institucionalidad nacional, en consecuencia el gremio profesional debe manifestarse en defensa del Estado de Derecho, denunciar a los delincuentes y servir de orientador de la ciudadanía en cuanto al significado de las aberraciones jurídicas que la oficina de Miraflores está cometiendo. El ejercicio de la Presidencia  de la Republica por el actual inquilino de Miraflores es totalmente ilegitima desde sus inicios, ya que la elección y posterior proclamación es ilegal, por cuanto violenta el artículo 41 de la Constitución Nacional, que establece que para desempeñar el cargo de Presidente de la Republica se requiere ser Venezolano por nacimiento y no tener doble nacionalidad, en consecuencia su postulación tiene vicios de legalidad, por dolo, vicio este de nulidad plena del acto y que además llevó a incurrir en error de elección a los votantes venezolanos que sufragaron a su favor. Cuanto la voluntad tiene vicios y ese vicio es doloso, el acto es nulo de pleno derecho, ya que la voluntad fue violentada por el engaño. Los postulantes de Maduro, incluidos los cubanos, engañaron a los venezolanos postulando a un candidato que no tiene nacionalidad por nacimiento, que además no podía ser postulado ya que la momento de la misma ocupaba un cargo público de alto nivel y la ley le requería que renunciara. La Presidente del CNE y sus integrantes cometieron también dolo cuando no exigieron la identificación de la nacionalidad del postulado, no le exigieron la renuncia al cargo de Vice Presidente y luego cometió (tieron) fraude al conocer el vicio y no denunciarlo; en ellos hay responsabilidad administrativa y penal. Si la elección es nula por ilegitimidad del postulado, por el hecho de que los votantes votaron engañados y en consecuencia la voluntad fue violentada, es necesario declarar la NULIDAD DE LA ELECCION, el ejercicio ilegitimo del cargo y la responsabilidad administrativa de los responsables de haber encubierto tal FRAUDE ELECECTORAL. No existiendo Tribunal Supremo de Justicia, le corresponde a la Asamblea Nacional la declaratoria de ilegitimidad del ejercicio de la Presidencia de la Republica al actual inquilino, declarar la ilegitimidad del actual Tribunal Supremo de Justicia, tanto por las irregularidades de designación de parte de sus magistrados como por el hecho de dictar actos que violan la Constitución Nacional y por haberse transformado en órgano de defensa de interés políticos contrarios al interés nacional. De no hacerlo la Asamblea Nacional le corresponderá a la ciudadanía invocar el artículo 350 de la Constitución Nacional que autoriza la desobediencia civil ante autoridad ilegitima. La palabra la tienen los ciudadanos, recordemos que la soberanita nacional descansa en el pueblo y a él le corresponde su ejercicio.
Artículo 350. El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición, a su lucha por la independencia,
La paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que
contraríe los valores, principios y garantías democráticas o menoscabe los derechos
Humanos.”
Artículo 333.- Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella.
En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia.
Artículo 41. Sólo los venezolanos y venezolanas por nacimiento y sin otra nacionalidad, podrán ejercer los cargos de Presidente o Presidenta de la República, Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva, Presidente o Presidenta y Vicepresidentes o Vicepresidentas de la Asamblea Nacional, magistrados o magistradas del Tribunal Supremo de Justicia, Presidente o Presidenta del Consejo Nacional Electoral, Procurador o Procuradora General de la República, Contralor o Contralora General de la República, Fiscal General de la República, Defensor o Defensora del Pueblo, Ministros o Ministras de los despachos relacionados con la seguridad de la Nación, finanzas, energía y minas, educación; Gobernadores o Gobernadoras y Alcaldes o Alcaldesas de los Estados y Municipios fronterizos y aquellos contemplados en la ley orgánica de la Fuerza Armada Nacional. Para ejercer los cargos de diputados o diputadas a la Asamblea Nacional, Ministros o Ministras, Gobernadores o Gobernadoras y Alcaldes o Alcaldesas de Estados y Municipios no fronterizos, los venezolanos y venezolanas por naturalización deben tener domicilio con residencia ininterrumpida en Venezuela no menor de quince años y cumplir los requisitos de aptitud previstos en la ley.


domingo, 27 de marzo de 2016

EL AIR ONE HIZO UN RECORRIDO POR LATINOAMERICA.
Genio R.Lobo

1.- USA-CUBA. 2.- CUBA-ARGENTINA. 3.- Retorno a USA. 4.- Entenderá el sucesor de Obama el mensaje?. 5.- Antier Gorbachov derrumbo el Muro de Berlín y cambio la Geopolítica, ayer Obama cambio la historia de Latinoamérica?

“Una oportunidad significa estar dispuesto a entrar en acción. Estar dispuesto a entrar en acción significa estar dispuesto a asumir un riesgo. Estar dispuesto a asumir un riesgo significa estar dispuesto a adoptar un cambio. Luego, oportunidad =
acción + riesgo = cambio.” Michael Levine.

El escritor brasileño, Paulo Coelho, ha indicado que “las personas cambian cuando  se dan cuenta del potencial que tiene para cambiar las cosas”, para lograr los cambios se requiere de capacidad, ubicar la oportunidad y hacerlo con sabiduría, el emperador Marco Aurelio, señalo la necesidad de tener sabiduría para “cambiar aquello que puede ser cambiado y, sobre todo, de conocer la diferencia”.
El Presidente Obama termina de realizar un viaje por Latinoamérica, comprendió Cuba y Argentina, dicho viaje constituye una gestión política estudiada y planificada con visión de estadista político, no ha sido un simple viaje, ha sido una ruta que marcara en la historia política un antes y un después, no solo, por eso una ruta, como gestión personal presidencial, sino también algo visionario de perennidad, terminación de un periodo de gestión y colocación en la historia, sembró mensajes y desapodero al aire de discursos vacios e intrascendentes.
La primera parada la realizo en Cuba, no solo para interactuar con los funcionarios del gobierno, sino a diferencias de muchos de sus antecesores, hacerlo con la población, con esas personas que durante muchos años no han sido más que silentes observadores. Allí ya nos coloco en presencia de un cambio.
Obama no es el Presidente Norteamericano que hace una visita con motivo de una cumbre internacional, o reuniones de elites políticas; luego de transcurrir  88 años, lo hiso el Presidente Calvin Coolidge, en una visita formal, Obama es el cuadragésimo cuarto presidente norteamericano, constituye una visita con grandes efectos y cambios históricos, la realiza en las postrimerías de su segundo y último mandato, con la incidencia de un proceso electoral polémico y que deberá tener resultados electorales que marcaran historia en los Estados Unidos, no solo en cuanto a los resultados electorales, sino también, en la continuidad del actual procedimiento electoral. Veremos posiblemente la llegada de la primer mujer a la magistratura nacional, los partidos deberán revisarse en su organización e igualmente los líderes políticos en su mensaje y gestión gubernamental.
Obama en su recorrido ha dejado una estela de mensajes y comportamiento para el cambio, puede darse el inicio final de una era que caracterizo la política norteamericana mediante la cual se fomento el antiimperialismo en toda Latinoamérica, tanto por actos de omisión como de acción, Cuba atesoro ese sentimiento de repudio, especialmente desde la llegada de Fidel Castro al poder. Fidel Castro artísticamente utilizo su discurso especulativo para consolidar su ambición de control de poder en la isla y lo traslado a Latinoamérica y el Caribe; las malas políticas, los errores estratégicos y la descalificación equivocada del gobierno norteamericano, al momento de su llegada al poder, lanzo a Fidel Castro a los brazos de la Unión Soviética, consolidándose un discurso de descredito hacia norteamericana en la búsqueda de consolidar el comunismo y sembrar profundamente las raíces del personalismo despótico, autoritarito y anarquista del héroe de Sierra Maestra.
Dwight D. Eisenhower, en USA y el Secretario General del Comité Central  del Partido Comunista de la Unión Soviética, construyen las bases para consolidar el poder de la dictadura castrista y su extensión por toda Latinoamérica. Moscú ve en Fidel una oportunidad estratégica para difundir la filosofía totalitarista, establece convenios con Cuba, le otorga préstamos millonarios y un convenio de compra de la producción azucarera, en contrario  Estados Unidos suspende toda ayuda económica a la isla; nace en el Caribe y frente a Estados Unidos un rival político, en el  siglo XXI, Solo China, 56 años y Corea del Norte, 58 años, superan el promedio de tiempo del gobierno cubano.
Obama se ha constituido en el dirigente mundial, que ha visitado la isla con mayores posibilidades de alentar una democratización del sistema político cubano. Ni Mijaíl Gorbachov, ni Jimmy Carter, ni Juan Pablo II ni Nelson Mandela, recibidos por Fidel Castro, lo hicieron. Obama, con Raúl Castro como anfitrión, ambos con objetivos políticos coincidentes, pasan a la historia, el primero rompiendo paradigmas para consolidar la democracia y concluir con una era y el segundo, por transformarse en el liberador de un pueblo sentando las bases para instaurar la democracia  a partir del 2018. Obama es el presidente de Estados Unidos que aplica un sostenido desmantelamiento del embargo comercial, con cuatro paquetes de medidas entre diciembre de 2014 y marzo de 2016. Y es, sobre todo, un líder que personifica algo que los cubanos no poseen desde hace mucho tiempo: un estadista joven, que ganó limpiamente unas elecciones democráticas y que, luego de ocho años de gobierno, se retira. No va a Cuba a imponer una forma de gobierno, menos a insubordinar el poder de los castros; a diferencia de otros gobernantes, utiliza el poder dentro de las conveniencias de Raúl Castro y logra lo impensable. Con su llegada a La Habana realza el final de más de medio siglo —exactamente 54 años— de distanciamiento entre Estados Unidos y Cuba. Se ha criticado el hecho de que Raúl Castro no haya ido a recibirlo, pero tampoco lo hizo Macri en Argentina. No fue ni una indiferencia ni un error, entiendo fue una estrategia que permitió a Obama entrar a La Habana sin controles que le permitieran ofrecer al pueblo cubano su personalidad, sencillez, humildad y mensaje de familia; la lluvia fue su aliado, recorrió las calles como un individuo común, llevando su propio paraguas en compañía de su esposa y sus hijas, se hizo comparar por los observadores; el descalificado por un mensaje de años se coloca de tu a tu con una población que se vio obligada a valorarlo en forma distinta, tanto a él como al dictador. Monto las bases para que su discurso fuera oído con expectativa. No tumbo el Muro de Berlín, creo una vía para el cambio.
Se podrá decir que uno de los mayores legados del mandato de Barack Obama, cuando en enero de 2017 ceda en el Capitolio de Washington la presidencia a la persona que le suceda, habrá sido haber perfilado la ruta para la  finalización de un conflicto que ha enconado las relaciones internacionales de los siglos XX y XXI, y que incluso en una ocasión puso al mundo al borde de un conflicto nuclear
La primera parada de Obama, en la ruta del cambio,  es dejar sembrada en Cuba la mejor demostración de que ambos países viven un proceso irreversible de acercamiento, un mensaje claro de que las cosas no van a volver a ser lo mismo en Estados Unidos cuando se hable de Cuba. Y de que tampoco pueden seguir siendo lo mismo en la isla. El mensaje lo siembra y abona cuando indica: “He venido aquí para enterrar los últimos vestigios de la Guerra Fría en las Américas”.
Lo he indicado, el cambio constituye riesgos y los riesgos hay que saberlos asumir, tener personalidad creíble es fundamental. En su visita, a la isla que durante años se han formuladas las más inconvenientes teorías para desnaturalizar las políticas de Estado Unidos, donde han crecido dos dictadores que construyeron su monumento de la violencia e irrespeto a los derechos humanos, inhabilitando a varias generación para conocer el sol y el placer de la democracia, Obama con elegancia, con modestia y humildad, autorizado por el actual detentador del poder, habla a la nomenclatura, en el gran Teatro de La Habana,  bajo el techo de la historia haciendo historia y encabezada por Castro, que le escuchaba en la tribuna de autoridades, donde también se sentaba la bailarina Alicia Alonso, icono de la cultura cubana. Pero el presidente estadounidense no perseguía hacer llegar su mensaje solo a la nomenclatura, quería dirigirse muy especialmente a todo al pueblo cubano, así como al mundo, ambos pudieron seguir el discurso por televisión. Un discurso donde hizo una defensa razonada de la democracia liberal. Su discurso no estaba envuelto de un plan para derrocar al gobierno cubano o cambiar de régimen, como sucedió en el pasado. No agredió a las autoridades cubanas, o no se dieron por aludidas, con sus palabras, ya que las mismas constituían un mal menor comparado con los beneficios que puede suponer la apertura hacia el coloso del norte, Raúl Castro entendió que con su presencia cedía pero iba a recibir beneficios para la meta estimada, la conferencia del partido en el próximo abril, conferencia donde sentara las bases para el diseño del traje de transición que se ha propuesto hacerse.
Días antes de iniciar su viaje, adelanto criterio al señalar: “Al pueblo cubano, como a los pueblos de todo el mundo, las cosas le van mejor con una democracia genuina en la que sea libre de elegir a sus líderes, expresar sus ideas y practicar su fe”.
Mucho se podrá escribir y decir sobre esta primera parada del primer pasajeror del Air One; ha sido un cambio de estilo político, otros mandatarios deberán entenderlo; solo con sabiduría, personalidad y sapiencia se puede entrar a la casa del déspota, sin utilizar los recursos del poder de la fuerza y sembrar la esperanza del cambio en una población agotada en la frustración de varias generaciones. Protegido por las paredes de la historia en el Teatro de La Habana y ante el poderoso y su cúpula de la nomenclatura, sembró la esperanza y le dijo al pueblo, lo que nadie se había atrevido a decirle, “el cambio solo está en sus manos”. Esto lo entendió la cúpula y ella sabe que la reforma política es inevitable. El cambio inicio el andar; habrán cambios antes de febrero del 2018, en la próxima asamblea del partido comunista en abril se alumbraran algunos rayos de luz. La población cubana y el gobierno vivirá una estrategia de campeonato de ajedrez político; el camino a recorrer estará determinado por un clima de lograr una mayor legitimidad que garantice vida política al heredero designado. Un analista ha presagiado al indicar: “Si se resisten a hacerlo (crear la legitimidad), de acuerdo con los reflejos totalitarios del régimen, corre el riesgo de que la incertidumbre crezca después de la sucesión y la ingobernabilidad amenace un pequeño país del Caribe que, no por sus buenas relaciones con Washington, está libre de las turbulencias de la región.
En esta primera parte, referida a Cuba, me permito concluir indicando, que es muy posible que las reformas políticas que se vivirán en cuba estarán influenciadas por el mensaje que deja Obama en esta visita, que esa reforma deberán darse cuando se produzca un cambio de concepto de dirección del poder bajo la sombra de los Castros y la generación histórica.
Para los cubanos y para los ciudadanos de otros países, debe prevalecer el criterio de que la democracia, si quieren se duradera, tendrá que llegar sin presiones externas, para ello será necesario que el ciudadano asuma el rol histórico de hacerse participativo, con un criterio fortalecido en la identidad nacional y la activación de los sectores productivos con criterio social y humanístico.

El Air One despego hacia  Argentina llevando al pasajero que ha tomado el testigo del cambio, lo transmitirá a su sustituto presidencial, y lo va sembrando en un continente ansioso de cambio,